sábado, 24 de abril de 2010

62. LA TRILLADORA

.


Cuando empecé este blog estuve dando vueltas en la imaginación a las fotos que podría tener de Anguciana mi prima Elvira, pues recordaba yo que tenía una gran sensibilidad para la fotografía. Tras ponernos en contacto me envió unas cuantas fotos que tengo que ir poniendo aquí de entre las que hoy traigo esta de “la Trilla”.

No soy capaz de reconocer el lugar donde está colocada la trilladora. En un principio pensé que podía tratarse de la era de Escolar junto a la casa del Gallo pero tengo mis dudas. Lo que está muy claro es que delante de la cinta se le ve a Lázaro (de quien hablé en los post nº 35 y 48 ), a mi tío Justo, de espaldas, y su mujer, María Jesús García. El motor que mueve la trilladora está a la izquierda de la imagen pero no se logra ver (y no me parece lógico que estuviera casi metido en la carretera). Lo que sí se aprecia es la protección que le pusieron para que no pasaran sus posibles chispas a la zona de la paja. Supongo que en el momento de la foto todavía no había tractores en el pueblo para mover las trilladoras.

El primer tractor que recuerdo enganchado a la larga cinta de la trilladora fue el la Cooperativa, el Lanz que llevaba Jesús Angulo. Se colocó en la era que había junto al pabellón que tuvo aquella cooperativa, gestionada creo por Joaquín Angulo.

Recuerdo también algunas trillas con trilladora en las eras de Oreca pero la que más se me ha quedado en la memoria fue una que se hizo en nuestra finca de Las Conejeras con la trilladora colocada justo en el medio de la finca contra el ribazo de las madrigueras de los conejos. Es curioso pero con las imágenes de aquella trilla llegué a soñar muchas veces y seguramente por eso volvió muchas veces a mi recuerdo.

Ahora que lo pienso creo que a nuestra generación se nos podría llamar “los de la era de la trilladora” porque vino a coincidir más o menos con los años de nuestra infancia. La llegada al pueblo de las modernas cosechadoras coincidió con nuestra entrada en la adolescencia.

Junto a la foto con la que abro este post pongo también a modo de firma, otra de las que me envió su autora: la de mi prima Elvira junto a la trilladora y el montón de paja picada.